3 claves para empezar de 0 en el deporte

Por fin ha llegado el momento en el que has tomado la sabia decisión de ponerte en marcha y comenzar a hacer ejercicio. Llevabas tiempo dándole vueltas porque sabes que la actividad física puede ayudarte a mejorar el estrés, a llevar una vida más saludable, a mejorar tu estado físico y en definitiva a SENTIRTE MEJOR CONTIGO MISM@. Conoces sus beneficios, y mucha gente a tu alrededor no para de comentar lo bien que se siente desde que lo practica. Incluso sabes de casos en los que la transformación no solo es física sino también emocional y psicológica.

Y tu gran pregunta ahora es: ¿por dónde empiezo?

Existen dos escenarios posibles para empezar de 0 a hacer deporte:

A/Nunca he practicado ninguna actividad física

B/He hecho deporte pero me termino cansando y lo dejo. No soy constante.

En ambos casos existe un punto en común: LA MOTIVACIÓN para llevarlo a cabo.

En el primero, es evidente que el desconocimiento puede hacerte dudar de cuál o cuáles pueden ser las mejores actividades físicas para ti. Y en el segundo, puede que las que hayas realizado hasta el momento no te aporten la satisfacción necesaria para continuar con ellas y crear un verdadero hábito.

Si nunca has practicado una actividad física, el MIEDO a sentirte fuera de lugar, a compararte con el resto, a no saber qué pasos dar para evolucionar y aprender de forma más efectiva, son indicadores añadidos que normalmente sabotean tus buenas intenciones de dar el primer paso hacia el cambio que deseas poniendo en marcha tu sistema de creencias limitantes y una actitud negativa.

Lo que conoces te mantiene seguro y para lo que no conoces estableces una RESISTENCIA INCONSCIENTE que domina la situación y a la que es difícil, si no es con un verdadero compromiso, aniquilar.

Y por otro lado, el hecho de no lograr ser constante en el ejercicio o la actividad física viene dado bien por la FRUSTRACIÓN de no obtener los resultados deseados, o bien porque la actividad elegida termina convirtiéndose en un total aburrimiento.

Si te encuentras en alguna de estas situaciones, a continuación te contamos 3 claves para que logres enamorarte, por tiempo ilimitado, del deporte:

1-Prepara a tu mente para el cambio

Como hemos señalado anteriormente, cuando nos adentramos en lo desconocido solemos sentir un cierto desconcierto que puede impedirnos dar ese prime paso. Piensa en lo que quieres conseguir, pon el FOCO EN EL RESULTADO creando una estrategia mental de AUTOMOTIVACIÓN. Por ejemplo: “imagino mi aspecto y cómo me verán. Imagino lo que oiré (¡qué bien estás!; ¡Qué guap@!). Imagino lo bien que me sentiré (con mayor vitalidad, con menor estrés, puedo subir escaleras sin cansarme, mis niveles de colesterol han bajado, etc.).

2-Haz un listado con aquellas actividades que te llaman la atención.

Analiza tu disponibilidad horaria, si te resulta más agradable realizar ACTIVIDAD FÍSICA AL AIRE LIBRE o bien prefieres probar con las posibilidades que te ofrece un gimnasio o club deportivo. Pide información de aquello que consideres que puede adaptarse mejor a los resultados que quieres obtener. Si prefieres que sea un entrenamiento individual, o bien colectivo. Si deseas reducir tus niveles de estrés, o bien divertirte bailando, o bien aprender a defenderte con artes marciales, o bien mejorar tu resistencia, o bien aliviar tus dolores de espalda, o bien perder peso… Siempre teniendo en cuenta tu condición física, el estado de tus lesiones si las hubiera y la claridad en el objetivo o meta que te quieras marcar. Compromete con ello y LÁNZATE SIN MIEDO.

3-Por último, evita autoimponerte el ejercicio físico como si de una obligación se tratara.

Porque cuando no cumples con la tarea sientes frustración, algo que muchas veces puede llevarte a titar la toalla y dejarlo. O bien a dejarlo por no ver los resultados deseados. En este ultimo caso hay que TOMAR CONCIENCIA y trabajar sobre ello ya que cuando empezamos nos ilusionamos con rapidez, entramos en estado casi de euforia por la novedad, y para continuar motivados necesitamos ver resultados a corto plazo. La realidad es que el deporte necesita tiempo, nuestro cuerpo necesita tiempo. Es necesario ir poco a poco, con calma y constancia.

Los resultados llegarán y serán mucho más sostenibles en el tiempo.

Habrás creado un hábito.

 

 

No Comments

Post A Comment

X